Las chufas son un superalimento

Las chufas se han revelado en los últimos tiempos como unos de esos alimentos cuyo consumo habitual contribuye, en gran medida, a llevar una vida sana.

Unas pinceladas introductorias sobre la chufa

¿Qué sabes de las chufas? Seguramente te suenan estos vegetales debido a que con ellos se elabora la horchata, esa refrescante bebida de chufa que tan conocida es, por ejemplo, en Valencia. Sin embargo, no solo en Valencia se cultivan y se producen las chufas. De hecho, estos tubérculos son originarios de África, desde donde también son importados en grandes cantidades.

Así que la leche de chufa, entre otras recetas que puedes preparar a base de chufas (como por ejemplo, los helados), es una de las alternativas idóneas para introducir este producto en tus pautas de dieta saludable. Junto a la realización de ejercicio físico, una alimentación equilibrada y completa (con presencia compensada de todos los nutrientes) resulta indispensable en un plan de vida sana.

Sin duda, las chufas te pueden aportar una gran diversidad y cantidad de estos nutrientes. Sin embargo, tienes que valorar en su justa medida estas contribuciones a tu salud.

Ten en cuenta que las chufas contienen las aportaciones beneficiosas de muchos nutrientes, pero su mero consumo no significa que este alimento garantice, como si de una relación causa-efecto se tratara, una mejoría rápida y notable. Para beneficiarte de las propiedades de este superalimento debes incluirlo en una dieta saludable y variada.

Por lo tanto, no has de valorar de manera absoluta estas aportaciones, aunque sí puedes ponderar las ventajas que para tu salud comportan.

Se trata de una aclaración que en virtud del Reglamento (CE) 1924/2006 sobre las declaraciones nutricionales y propiedades saludables de los alimentos, debemos hacerte. Aunque siempre resulta provechoso conocer las ventajas que supone el consumo moderado de ciertos alimentos y su introducción en nuestra rutina alimentaria.

Por consiguiente, podemos considerar que la chufa es un superalimento. No en vano, su inclusión en planes nutricionales, como en la paleodieta (una dieta que imita las costumbres alimenticias de los hombres prehistóricos), en la que convive con más superalimentos, demuestra su justificada popularidad.

Pero ¿qué son los superalimentos? Esta etiqueta se ha puesto hoy en día muy de moda y nos sirve para definir todos esos alimentos que cuentan con un alto valor nutritivo y además albergan otros componentes positivos para la salud, tales como los antioxidantes.

Por ejemplo, también tienen la consideración de superalimentos, entre otros, los siguientes: el brócoli, las nueces, las naranjas, el aceite de oliva, las sardinas, el ajo…

A continuación, vamos a profundizar en las razones que justifican que las chufas hayan sido englobadas dentro de la categoría de los superalimentos,

Las ventajas de tomar chufas para tu salud

¿Qué beneficios te aporta un consumo moderado y equilibrado de chufas? Ya sea para beber horchatas o tomarlas en otros formatos, vamos a presentarte en este apartado algunos motivos para apostar por introducir las chufas en tu dieta. Toma nota.

La fibra es fundamental para estar en forma

Efectivamente, la fibra es un componente habitual de las dietas de adelgazamiento y está presente, en altas proporciones, en las chufas. Todos conocemos los efectos positivos de las chufas en el sistema digestivo. Entre otras cosas, combaten el estreñimiento. Asimismo, su poder saciante del apetito también encaja perfectamente en las dietas que te hemos comentado.

TE RECOMENDAMOS LEER TAMBIÉN:  ¿Las chufas engordan?

Unas buenas sustitutas de la leche de vaca

Hay muchas personas a las que no les gusta (por ejemplo, por el sabor), o no les sienta bien la leche de vaca. Si eres una de ellas, la leche de chufa puede convertirse en una alternativa. Además, te aportará algunas de las ventajas asociadas a este alimento básico. Entre ellas, podemos destacar las aportaciones de las vitaminas C y E y los efectos contra el colesterol y la hipertensión.

Importantes aportaciones de magnesio

Las chufas también contienen un elevado porcentaje de magnesio. Este componente es imprescindible para una gran cantidad de reacciones químicas que se producen en nuestro organismo. Te vamos a contar dos beneficios muy llamativos: la contribución a la síntesis del calcio resulta fundamental para mantener nuestros huesos en un estado idóneo y combatir las caries.

Consumir chufas es consumir potasio

Como has podido leer, podrás aportar a tu cuerpo este compuesto químico, el cual resulta muy provechoso para el control de la presión arterial. Una contribución muy similar a la que nos proporciona otro superalimento, el plátano. Cuando nos vamos haciendo mayores, hemos de cuidar el estado de nuestra circulación sanguínea, a fin de evitar algunas enfermedades cardiovasculares.

La relevancia de las proteínas

Las proteínas son componentes básicos de cualquier dieta con condiciones nutritivas. Pero en este caso, hemos de incidir en la naturaleza vegetal de estas fuentes de energía, ya que esta clase proteínas tienen una menor relación con el colesterol y las grasas. Por estos motivos, las chufas son muy apreciadas en las dietas vegetarianas.

Una consecuencia adicional para la salud: el control de la diebetes

Se trata de una de las contribuciones más destacadas, que como ricas fuentes de fibra dietética, pueden hacer las chufas a nuestro sistema inmunológico. Al no incrementar los niveles de glucosa en el cuerpo, las chufas son muy útiles para la prevención de la diabetes y están recomendadas en su tratamiento. Hemos de recordar que la diabetes es una enfermedad relacionada con los altos niveles de azúcar en sangre, que padecen millones de personas en el mundo, por lo que las chufas se pueden convertir en una oportunidad de consumo nutritivo para todas ellas, y para quienes quieran evitar este mal.

Algunas aplicaciones terapéuticas

Además de la síntesis del calcio de los huesos, hay estudios que han comprobado otros beneficios asociados a algunos componentes de las chufas. Por ejemplo, la curación de eccemas o problemas de la piel y la prevención del envejecimiento, vinculada al consumo de vitamina E.

En definitiva, no cabe duda de que consumir este superalimento supone una contribución nutricional y saludable de primer orden, por lo que te aconsejamos incluirlo en tu dieta.